PATRICIA DÍEZ Y TAMARA SANCHEZ GANADORAS DE EXPRESIÓN JOVEN

«Me gusta salir a la calle y captar lo que la gente no ve»

No saben cuántas fotos han hecho ya pero cada vez que Tamara y Patricia empuñan su cámara tienen algo que decir

VIRGINIA MONTERO/JEREZ

«Me gusta salir a la calle y captar lo que la gente no ve»

FOTÓGRAFAS FOTOGRAFIADAS. Las dos jóvenes disfrutan ahora la ‘resaca’ de su premio. / J. C. C.

Las dos son jóvenes y jerezanas, y les une su pasión por la fotografía, de la que han hecho un modo de vida. Patricia Díez y Tamara Sánchez, trabajadora esta última de LA VOZ, quedaron en primer y segundo puesto en el Certamen Expresión Joven.-¿Qué piensan hacer con el dinerillo del premio?

-Tamara Sánchez: Como es el primer premio que gano, mi idea es dejar el dinero aparcado para preparar una exposición, aunque me hace falta un flash.

-Patricia Díez: Yo me emocioné tanto que lo primero que pensé fue meterlo en la cuenta para que haya algo, porque la verdad es que lleva con telarañas muchos meses. He mirado varias veces lo de consultar saldo, aunque lo hago porque sé que va a durar muy poco: necesito un objetivo, un flash y un ordenador.

-Aparte del dinero, ¿qué les ha dado el premio?

-T. S.: La verdad es que estoy muy orgullosa de que mis fotos le hayan gustado a la gente.

-P. D.: Me he presentado a Expresión Joven tres o cuatro veces, pero este año vi que tenía la posibilidad de presentar algo muy mío y con opciones de ganar. Llevaba tanto tiempo queriendo que no ganara el minotauro o el catavino que, cuando me ha llegado el premio, me ha dado una gran alegría. Este año había fotos bastante mejores. El tema del año pasado fue Ya somos doscientos mil, y eso no es muy creativo. Si lo que quieren es el logo para luego explotarlo en el Ayuntamiento, que hagan otra historia.

-T. S.: Es cierto, son cosas que te aburren, no te anima. Este año se ha roto con eso y se ha apostado por algo diferente.

-¿Qué le parecen a Patricia las fotos de Tamara y viceversa?-P. D.: Creo que Tamara tiene mucho talento y una proyección que puede recorrer todavía, pero lo que ya ha hecho está genial. Las fotos de Expresión Joven me parecen atrevidas, muy contemporáneas. Sobre todo, me gusta la de los pies. Es la más potente.

-T. S.: Me llama mucho la atención los recursos que utiliza Patricia, me gustan mucho.

-¿Recuerdan la primera foto que hicieron?

-T. S.: Tenía 13 años y fue en una mudanza de una vecina que precisamente me había regalado una cámara de esas antiguas y enseguida le puse un carrete. Salieron retratos de niños y cosas que entonces yo no entendía.

-P. D.: Creo que eso de que no lo entendía ni ella misma es importante. Yo ahora entiendo las primeras fotos que hice y ya no las veo tan vacías. Tenía la misma edad que Tamara y me acuerdo que había en casa una cámara que mis padres se habían encontrado. Saqué basura de casa y la esparcí en el balcón.

-¿Para qué sueltan la cámara?

-P. D.: La suelto para las vacaciones porque si no, no respiras entre tú y la imagen y llega un momento en que no percibes cuál es la buena, sobre todo ahora con lo digital. Eso de que no valga dinero disparar parece que no, pero es importante, banaliza mucho la foto.

-T. S.: La suelto de vez en cuando, aunque me gusta mucho lo que hago.

-¿Qué buscan cuando hacen una foto?

-T. S.: Transmitirle algo a la gente. Mis fotos de la exposición son muy naturales: una señora que pierde el tren y corre, por ejemplo. Quería reflejar el tiempo y las personas.

-P. D.: A mí también me gusta reflejar las cosas que ocurren, pero realmente me interesa montar mis historias, transmitir una idea, que la foto tenga contenido, que si la foto puede denunciar algo, lo denuncie.

-¿Qué es lo que no se puede enseñar de la fotografía?’

-T. S.: Creo que la forma de ver las cosas, no sé, el salir a la calle y hacer fotos de lo que realmente sientes. Salir con la cámara y captar lo que la gente no ve es lo que más me gusta. A veces te puede servir como escondite, te refugias detrás de la cámara y dejas correr la imaginación.

-P. D.: Creo que lo que nadie me ha enseñado es a conocerme a través de la cámara. Además, es un proceso. Puedes tener ochenta años y hacer fotos y darte cuenta de que lo que haces no es gratuito, siempre es por algo.

-¿Han posado para muchas fotos?

-T. S: Me gustan que me hagan fotos.

P. D.: Yo me incomodo, pero me gusta porque participar en ese juego te ayuda a estar en el otro lado y ver otro punto de vista.

-¿Cómo está el mundillo de la fotografía en prensa?

-T. S.: Con eso de lo digital, hace fotos cualquiera. Faltan fotos que te digan algo, que con la foto ya se esté informado. Aquí siempre se hace lo mismo, los fotógrafos más veteranos han acostumbrado a la gente a lo mismo.

-P. D.: El calificativo de fotógrafo dentro de prensa no existe realmente, es un ayudante del redactor. Creo que su opinión muchas veces realmente no cuenta. El fotógrafo ofrece diez fotos y no elige la que sale publicada cuando él es realmente quién sabe de fotografía. La prueba es que para formarte no hay una carrera, mientras que sí la hay para los periodistas y eso ya es un desprestigio.

-La fotografía tiene mucho de romántico ¿no?

-P. D.: Creo que hacer fotos es disparar afectos. Da igual que sea una persona o un vaso que te recuerde algo. Es una manera también de tener memoria por fuerza, no hay nada que te recuerde más que tus propias fotos. De hecho, hay veces que yo recuerdo en fotos.

-T. S.: Por ejemplo, la foto de los pies fue una tarde del verano del año pasado. Estaba sola en el periódico y tenía que hacer una foto para El Mirador. Me fui a la calle e hice esta foto. Tengo un recuerdo amargo y a la vez dulce de lo que conseguí.

-¿Cuál es la última foto que han hecho?

P. D.: Le acabo de hacer una a Tamara con una cámara lomográfica que tiene cuatro objetivos. -T. S.: La última que hice fue a una chica mora que miraba lo que yo hacía en la estación de Monastil, durante mis vacaciones en Túnez. Ella fue la única que no se bajó del vagón. No se por qué, pero me observaba y cuando empuñé la cámara seguía mirando. No se tapó ni se apartó, siguió mirándome por la ventana, con su pañuelo. Sólo se le veían los ojos.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Excelentes comentarios. Muy buen sitio, suerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.