Exposición de Andrés Serrano en el Artium

Desde sus comienzos, a principios de los años ochenta, hasta la actualidad, las fotografías de Andres Serrano (Nueva York, 1950) no han dejado de abordar los asuntos más controvertidos y polémicos del convulso mundo en el que vivimos. Por las sucesivas series fotográficas de Andres Serrano –que desde mediados de 1980 recurre siempre a la serie como modo de trabajo– han pasado igualmente los numerosos tabúes que aún perviven en nuestras sociedades. Los fluidos del cuerpo, la exclusión, el fanatismo, la religión, la enfermedad o la muerte han sido objeto de su atención pormenorizada en series como Bodily Fluids, Immersions, Nomads, Ku Klux Klan, The Church, The Morgue… Quizá por eso la obra de Andres Serrano haya sido vista a menudo bajo el prisma de la polémica. De hecho, su nombre saltó a la fama internacional a raíz de la denuncia que los senadores Jesse Helms, de Carolina del Norte, y Alphonse M. D’Amato, de Nueva York, hicieron de su obra Piss Christ (1987) –un crucifijo inmerso en la orina del propio artista– ante el Senado de los Estados Unidos en 1989.
{mosimage}
Heaven & Hell. 1984 Cibachrome, silicona, plexiglás, marco de madera, 101,6 x 152,4 cm; enmarcado / framed 114,6 x 167 cm. Edición PA 1/2. Cortesía del artista y Paula Cooper Gallery, Nueva YorkPero más allá de la controversia con la que han sido acogidas cada una de sus series, esta exposición nos permite ver la densidad y profundidad que cobra una obra siempre atenta a las cosas que importan. Lo que, analizado separadamente, pareciera una forma de provocación se manifiesta como una vocación: la de tratar temas y problemáticas que nos atañen como seres humanos, y hacerlo no sólo en el momento en que esas problemáticas cobran protagonismo, sino con imágenes que sobresalen, además, por su belleza.

EARLY WORKS / OBRAS TEMPRANAS (selección)

La elección de los temas que atraen su interés y el modo de tratarlos, enfatizando la belleza por medio de la utilización de la iluminación y el color, han situado igualmente su obra en los parámetros de la controversia. La belleza es un componente esencial de su trabajo. A través de ella, Serrano intensifica la tensión, ya que seduce al espectador con el resplandor de unos temas tradicionalmente considerados tabúes. Su interés por cautivar a los espectadores mediante la belleza ha sido una constante a lo largo de toda su trayectoria. “Si no encuentro la belleza no soy capaz de hacer una fotografía”, ha señalado.

La contundencia de sus imágenes se apoya, asimismo, en los mecanismos de la publicidad: en el recurso a la iluminación y, sobre todo, en el uso que hace del lenguaje, en la precisión de los títulos, en la utilización, en definitiva, de las palabras de un modo a la vez breve y elocuente, algo que aprendió en una agencia de publicidad en la que trabajó cuando tenía veinte años. Ello le permite transmitir sus ideas de forma rotunda y atractiva. En ocasiones son los títulos los que confieren ese carácter provocador a imágenes que, si no se recurriera a ellos de forma tan evidente, bien podrían pasar por simples fotografías de una gran belleza y atractivo pictórico, como ocurre, por ejemplo, con las fotografías de las series Bodily Fluids e Immersions. Todos esos recursos le sirven al artista para atraer a los espectadores, sorprenderles y enfrentarles con imágenes que a menudo tratan temas difíciles; imágenes ante las que nuestro primer impulso sería el de apartar la mirada si no nos fueran presentadas de forma bella.

Serrano es un formalista y un artista con un gran sentido de la tradición. Sus composiciones son rigurosas y los simbolismos alegóricos aparecen en cada una de sus series, desde las monocromas de los fluidos, los homeless o el Ku klux Klan a los tableaux de Budapest. Es desde la posición de un artista que construye sus imágenes desde la que se acerca al arte y utiliza la fotografía. Por ello no es de extrañar que su obra se haya emparentado con la de los grandes maestros de la pintura, especialmente del Barroco. Serrano se identifica con la tradición, se considera a sí mismo como un artista religioso del pasado con ideas contemporáneas, y ello se transmite en sus fotografías.

Lugar: Museo Artium (C/ Francia, nº 24 01002 Vitoria-Gasteiz)

Fechas: Del 21-5 al 8-10 Sala Norte.

Mas información:

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.