España Diez Miradas

La Sala Naos, el renovado espacio santanderino de la Autoridad Portuaria, acoge una etapa con una de las muestras fotográficas colectivas más significativas  Uno de los iconos surgidos de la mirada de Cristina García Rodero. / FOCONORTE

AGENDA

‘España Diez Miradas’. Lugar: Sala Naos. Calle Carlos Haya, 23. Santander (Cantabria). Fechas: del 18 de enero al 17 de febrero.

Palacete del Embarcadero (Santander) Joan Fontcuberta: ‘Googlegramas’.

Plasmar la imagen de España en los últimos 25 años a partir de la personal visión de diez autores y a través de un centenar de imágenes, es el fundamento de ‘España Diez Miradas’, la muestra que recala en Santander en este arranque de 2008. Comisariada por Públio López Mondéjar, reúne a través de cien obras a algunos de los nombres más significativos de la fotografía española: Juan Manuel Castro Prieto, Ricky Dávila, Alberto García-Alix, Cristina García Rodero, Xurxo Lobato, José Ignacio Lobo, Ramón Masats, Isabel Muñoz, José Manuel Navia y Miguel Trillo.

La Sala santanderina Naos, antigua nave Sotoliva, albergará en el inicio de su nueva etapa esta exposición colectiva de fotografía patrocinada por la Autoridad Portuaria de Santander, que se inserta en la programación del II Festival de Fotografía y Vídeo Foconorte. La muestra nació «no sólo con la intención de mostrar la obra de los diez mejores fotógrafos documentales españoles, sino -y muy especialmente- ofrecer una visión de la transformación de España en el periodo democrático».

Este mes abren así sus puertas las exposiciones programadas por la Autoridad Portuaria: primero, Joan Fontcuberta en el Palacete del Embarcadero, considerada una de las citas más significativas del festival; como complemento la proyección de imágenes de Fotoencuentros, Fotonoviembre y PHotoEspaña en la Estación Marítima; y esta colectiva en la Sala Naos.

‘España Diez Miradas’ se presentó hace dos años en el Tokyo Metropolitan Museum of Photography de la capital japonesa. La Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales perseguía dos objetivos al organizar esta muestra: por un lado, mostrar un friso de la España actual y de la evolución de su sociedad en los últimos años; y, por otro, reunir la obra de los diez fotógrafos españoles que López Mondéjar consideró como los artífices del cambio cualitativo experimentado por la fotografía documental española contemporánea. Cada uno de los fotógrafos a su manera, «desde sus propias certezas, dudas e inquietudes, ha ido escrutando la cambiante realidad española, que sólo en el último cuarto de siglo ha experimentado una mutación incomparablemente más profunda que en largos siglos de inmovilismo y autarquía».

La exposición, proyecto que se completó con una cuidada publicación de Lunwerg editores, subraya que ningún lenguaje como el fotográfico «nos habla tan eficazmente de nosotros mismos». Los diez fotógrafos comparten idéntica necesidad de «borrar las fronteras de la geografía y del tiempo, aunque no han orillado su interés por los paisajes, las costumbres, los pueblos y las gentes de su país. Desde ópticas y planteamientos diversos y complementarios, los diez prestan más atención a la medida del hombre que al artificio de las cosas, conscientes de que en la fotografía puede condensarse toda la conmovedora aventura del género humano».

Perfiles

José Manuel Navia (Madrid, 1957) es uno de los más brillantes representantes del nuevo reporterismo español, de los que con mayor empeño y dedicación ha ido puliendo la herramienta de su propio lenguaje, en una búsqueda tenaz de la mayor eficacia y precisión expresiva.

Ramón Masats (Caldes de Montbui, 1931) uno de los más grandes fotógrafos de su generación, y el primero en seguir el camino del reportaje puro, gracias a «su sorprendente vigor creativo, su asombrosa osadía para romper los convencionalismos formales y unas cualidades realmente portentosas». Sorprende por su capacidad para condensar tonalidades y colores, para atrapar la fugacidad del tiempo, las angulaciones imposibles.

Cristina García Rodero (Puertollano, 1949) es la fotógrafa española más reconocida en el mundo y la que con mayor «dosis de sabiduría, de obstinada y orgullosa humildad, ha aprendido a mirar, a dejarse sorprender por el incesante espectáculo de la vida». Tras más de treinta años de perseverante y esforzado peregrinaje, mantiene viva la insaciable curiosidad que le ha llevado a desentrañar las raíces de lo popular, que para ella es sinónimo de lo culto y lo permanente. Su obra ‘España Oculta’ (1988) constituye un deslumbrante espejo de las fiestas y ritos de la España rural.

Xurxo Lobato (A Coruña, 1956) es otro de los grandes reporteros españoles y de los que, con mayor eficacia ha sabido sortear los estragos del monopolio informativo, haciendo públicas sus imágenes en una docena de libros, en los que ha ido mostrando la imagen plural de su Galicia natal.

Tras largo años de ejercicio apasionado de la fotografía, Isabel Muñoz (Barcelona, 1951) ha llegado a convertirse en una de las más diestras especialistas en algunos casos de los nobles procedimientos fotográficos como la platinotipia, una técnica arriesgada y difícil, sólo apta para los que tienen su perseverancia y su talento. Así ha llegado a crear hermosas imágenes de la actual fotografía, de las más delicadas y dignas de contemplación.

Juan Manuel Castro Prieto (Madrid, 1958) es uno de nuestros fotógrafos más dotados. Siempre cautivadoras, sus fotografías son como las páginas de un diario, que sólo alcanzan su último y más profundo sentido en compañía de otras.

Durante más de un cuarto de siglo, Alberto García Alix (León, 1956) ha realizado una fascinante crónica de su tiempo y de sí mismo, a través del retrato de las personas de su cercanía personal o afectiva.

Testigo privilegiado de una época apasionante de la historia de España, Miguel Trillo (Jimena de la Frontera, Cádiz, 1953) ha documentado exhaustivamente la evolución de las tribus urbanas españolas en los últimos treinta años.

Riky Dávila (Bilbao, 1964) constituye un caso excepcional en el panorama fotográfico español. De su vehemente dedicación a su trabajo han ido surgiendo admirables reportajes y galerías de retratos que le convierten, pese a su juventud, en un referente inevitable de la actual fotografía española.

Finalmente, Juan Ignacio Lobo Altuna (Tolosa, 1967) posee una mirada libre, honesta y llena de determinación, a la que añade un punto de audacia que le sobreviene de una infrecuente seguridad y fuerza.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.